El periodismo como foro público

27 12 2009

Desde sus orígenes, el periodismo siempre ha sido un foro público de discusión. Los primeros periódicos describieron la función de la prensa como “foro ciudadano”. Un foro que debe ofrecer un espacio a todos los grupos de la comunidad y no sólo a los más influyentes. En épocas posteriores, el periodismo se esforzó por mantener viva esta idea de mantenerse como foro abierto en contacto con el público. La página editorial de los periódicos se convirtió en un lugar de debate comunitario gracias a la publicación de las cartas al director y de los editoriales.

Por desgracia, el auge de la cultura de la polémica ha hecho que el periodismo como foro público poco a poco se haya ido desvaneciendo. Pero este nuevo auge no se debió a que las audiencias prefirieran este tipo de programas, sino a que el coste de producción de los programas de entrevistas o tertulias es más barato. Con estos programas, la urgencia de comentar ha sustituido a la necesidad de verificar y, a veces, incluso a la necesidad de informar. Estos programas tienen que confiar en historias largas y sencillas que la audiencia pueda seguir con facilidad, como si fueran culebrones, como por ejemplo la muerte de Diana de Gales o el escándalo Clinton-Lewinsky. Por otro lado, el caso de Chris Matthews y Cody Shearer reveló que, aunque las nuevas tecnologías han dado mayor protagonismo a ese foro, su inmediatez ha aumentado también su poder para distorsionar la importancia de otras funciones de la prensa libre.

El debate público no debería ser una carrera por ver quién levanta más la voz. El periodismo debe apostar por que la discusión sea integradora y matizada, reflexiones adecuadas que definan los temas que la sociedad ha de debatir. Y, precisamente, la cultura de la polémica aleja al ciudadano del debate público. Pero las empresas periodísticas han considerado que, en un tiempo en que los vínculos con los ciudadanos se debilitan, la polémica es una manera de volver a recuperarlos. Sin embargo, si no se deja de emplear esta estrategia, el ciudadano será cada vez menos capaz de participar en las soluciones. El debate público ya no será algo de lo que se pueda aprender porque se disolverá en el ruido de la cultura de la polémica.

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: