El ejemplar caso Watergate

6 01 2010

El caso Watergate, problablemente el mayor mito periodístico de la historia, consagró a dos jóvenes redactores del diario “The Washington Post”, Bob Woodward y Carl Bernstein. Los dos periodistas cambiaron el periodismo político de Estados Unidos debido a su asombroso uso de las fuentes de información.

Todo comenzó cuando Woodward y Bernstein decidieron investigar la detención de cuatro hombres por intentar robar en la sede demócrata, situada en un hotel llamado Watergate. Los dos periodistas se pusieron en contacto con el abogado de los detenidos y revisaron datos e informes para refutar las informaciones. Pero la fuente esencial y más popular fue Mark Felt, agente del FBI, también conocido como Garganta Profunda. Esta fuente anónima y potencial guió en la búsqueda de información a Bernstein y Woodward y éstos buscaron otras fuentes que contrastaran las pistas que les daba Felt. Por otro lado, en la película “Todos los hombres del presidente”, que relata este caso, se refleja que “The Washington Post” tiene una organización redaccional piramidal vertical. El director se reúne con el consejo editorial para tratar los temas del día y decidir qué se considera noticia.  

Este gran manejo de las fuentes se debió en gran medida a la importancia que concedía Ben Bradlee, director del periódico, a éstas y a su verificación. Además, el buen trato y cuidado de las fuentes por parte de Woodward y Bernstein contribuyó a que éstas depositaran su confianza en ellos. Asimismo, el papel de Katharine Meyer, la propietaria del periódico fue muy importante.

Si en la actualidad tuviera lugar un caso semejante, probablemente los periodistas implicados serían citados para desvelar ante el Tribunal de Justicia la identidad de las fuentes y el escándalo nunca vería la luz. El poder de la prensa en aquellos años era mayor porque en la actualidad la nueva configuración de la televisión permite a los presidentes controlar los medios de comunicación. De todos modos, lo que está claro es que muchos jóvenes deciden ingresar en las facultades de periodismo por la admiración y el asombro que les causan casos periodísticos tan fascinantes como el Watergate.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: